Recomendaciones

Seguridad consejos

Consejos de seguridad para prevenir la extorsión
No proporciones información a desconocidos acerca de los horarios de tu familia y vecinos.
No aceptes entrevistas con desconocidos o contestar ciertas encuestas o promociones comerciales.
No proporciones recomendaciones de familiares o amigos bajo ninguna circunstancia a menos que sea de tu conocimiento totalmente.
Ten una agenda telefónica familiar detallada.
Manten una buena comunicación con tus seres queridos.
Fija una estrategia familiar para establecer una identificación telefónica, esta puede consistir en una palabra clave que solo ustedes conozcan y que en caso de ser usada se renueve.
Si alguien llama señalando que acaba de recibir una llamada desde tu teléfono y no es cierto, no des ninguna información, indica únicamente que quizás fue un error y cuelga. Los extorsionadores seguirán intentando sacarnos información, por lo que no debes de responder a nada.
Procura cambiar tu teléfono a confidencial con la compañía telefónica para no aparecer en la sección blanca y que puedas ser blanco fácil para conseguir tus datos.

Victimas de una extorsión
Procura no perder la calma, no te dejes engañar.
No des ningún nombre del cual los delincuentes puedan aprovecharse para seguirte extorsionando.
No llegues a acuerdos concretos con los extorsionadores, mejor acude a los especialistas para orientarte.
Al contestar la llamada, no permitas que el delincuente se adueñe de la situación, interrumpe su discurso con firmeza y corta la llamada. Recuerda que no debes decir nada que pueda exponerte o a tu familia.
Comunícate de inmediato con tus familiares, a efecto de cerciorarte que la persona que te han dicho que tienen secuestrada está bien. Por lo general se aprovechan de situaciones en las que uno mismo va dándoles las claves para la extorsión.
En caso de que el argumento de la extorsión sea un posible secuestro, pide al secuestrador un indicio para comprobar que realmente mantiene a la persona en su poder.
Fomenta la confianza en tus hijos para que te informen de todo lo que hacen y lo que ven dentro y fuera de casa.

Bebés
Ten una tarjeta con los datos del niño: nombre, apellido, características, tipo de sangre, y fotografía reciente (aprox. con seis meses de antigüedad). Los niños cuando son pequeños cambian rápidamente de facciones.
Solicita y verifica la documentación del personal que contrates (nanas o enfermeras)
Documentación: identificación oficial con fotografía, comprobante de domicilio y al menos una carta de recomendación de su antiguo empleador o alguien que no pertenezca a su familia (con datos de contacto).
No ignores los cambios de comportamiento en tu bebe, es la forma que tienen para expresarse contigo.
Deja siempre los teléfonos en que te puedan localizar, o de algún familiar, en caso de emergencia.

Niños
Escucha con atención cuando los niños hablen de sus miedos y sentimientos hacia personas o lugares que los asustan o les hacen sentir incómodos.
No los pierdas de vista. Vigila y acompaña sus actividades, sobre todo de los más pequeños.
Instrúyelos a no hablar con desconocidos, por más amables que éstos resulten, al menos cuando estén solos.
Diles que no deben aceptar nada de ninguna persona (dulces, bebidas, dinero o cualquier otra cosa) en caso de que eso suceda, informen inmediatamente a sus maestros y/o a sus padres.
Si el niño es víctima de un asaltante en medio de la muchedumbre, dile que llame la atención de quienes le rodean.
Enseña a tus hijos su nombre completo, su domicilio, el número telefónico de la casa, del trabajo, el celular o el teléfono de algún familiar cercano.
Siempre que asistan a un lugar público establezcan un sitio o punto de encuentro que les sea de fácil localización, en caso de que alguno se extravíe.
Si se pierden en un centro comercial, aconséjales pedir ayuda de inmediato a un empleado de la tienda o a un guardia de seguridad.
Nunca dejes a tus hijos dentro del vehículo, aunque sea sólo por un momento.
No permitas que los menores vayan solos a baños públicos en cines, restaurantes, etc.

Adolescentes
No vayas a lugares solitarios y apartados.
Al acudir a fiestas o bares no debes aceptar bebidas, ni que te acompañen a tu casa
Informa siempre a tus padres del lugar en que estarás y de la hora de regreso. No es una cuestión de control, sino de seguridad.
Desconfía ante el acercamiento de personas extrañas o conocidas superficialmente.
No aceptes o ingieras productos que te ofrezcan desconocidos.

El hacer uso de la red conlleva un riesgo que muchas veces puede tener efectos perjudiciales, plática con tus hijos sobre esto y sensibilízalos a hacer un buen uso.

Uso de Internet
Establece horarios y controla los tiempos de uso de Internet.
Analiza la posibilidad de instalar filtros y programas de control para acceso a determinadas actividades. Con eso controlarás el uso de sitios no aptos para su edad.
No des tus datos personales, ni ningún tipo de información tuya o de tu familia a nadie, ni envíes tus fotos o las de tu familia.
Uno de los puntos importantes para enseñar a los niños es que mientras están chateando, generalmente no conocen a la persona que está del otro lado de la computadora.
Cualquiera puede mentir en la red, ya que un inocente chico puede ser en realidad un peligroso hacker adulto tratando de ingresar a tu sistema. Por lo tanto, la mejor medida de seguridad es recordarle constantemente a los niños no dar ningún tipo de datos personales, ni siquiera la dirección de correo electrónico.

Redes Sociales
Lee las políticas de uso y privacidad de los diferentes servicios antes de utilizarlos.
Piensa antes de publicar en tu perfil, no sea que luego te arrepientas.
Valora que información deseas revelar y controla quien puede acceder a ella.
Controla tu lista de contactos, y antes de agregar a alguien tomate tu tiempo para asegurarte de su confianza.
Las redes sociales contienen las mismas aplicaciones que utilizan los atacantes para propagar los virus –correo, mensajería, navegación, etc.-, mantén las mismas recomendaciones.
Utiliza contraseñas seguras para que no te suplanten.
Los menores de edad deben evitar revelar sus domicilios o números de teléfono.
Piensa en la utilidad de usar un seudónimo en lugar de tu nombre real al crear un perfil.
Cuidado cuando publiques información personal de otras personas (imágenes, fotografías, etc.) sin su consentimiento.
Si crees que se estas siendo víctima de acoso contacta inmediatamente con el servicio de atención exponiéndole tu caso.
Alianza por la Seguridad en Internet – Guía de Facebook para padres de familia

Compras por Internet
Utilizar la computadora personal: No uses computadoras de terceros o cibercafés. Riesgo: pueden guardar la información de sus tarjetas bancarias para realizar fraudes.
Identificar al proveedor: Cuando te interese un producto anunciado en un comercio virtual, primero busca en el sitio la identificación del comercio como: la razón social, domicilio, identificación tributaria, forma de contactar a atención al cliente, etc. para utilizarlos en caso de tener consultas.
Pasos para verificar la seguridad del sitio:
Primero: verifica que la dirección WEB es deltipo https:// la “s” significa seguridad.
Segundo: busca en la parte inferior derecha de su navegador el icono en forma de candado, indica que la transmisión de sus datos es segura.

Tercero: verificar que realmente está conectado a la página que deseas, y no a una conexión segura, pero de otra institución u organización. Hacer doble click en el pequeño candado ya mencionado, se desplegará el certificado de seguridad, ve que haya sido otorgado al sitio que estás navegando.
Cuarto: estate atento a alteraciones en la página del comercio virtual que ya conoces (ejemplo, puede cambiar o faltar una letra en la dirección). Las páginas que, a pesar de mantener los colores y formatos originales, presentan alteraciones y no tienen los elementos mencionados arriba (ícono del candado y «https» en el domicilio) deben ser evitadas.
Al llenar formularios para una compra, no pongas información que no es necesaria para concretar la transacción u operación de compra.
Algunos comercios virtuales te piden que elijas una contraseña, mantenla en sigilo, no la divulgues ni compartas.
No respondas e-mails que soliciten tu contraseña aunque vengan del comercio, evita colocar la contraseña en una página que no sea segura.
Revisa la Política de Privacidad del comercio virtual, para saber qué compromiso asume en lo que respecta a la manipulación de los datos que le confías.

Pasos para verificar la confiabilidad de la empresa
Verifica las características del producto: información, precio, gastos de envío, garantía, y devolución según la ley.
Visita detenidamente la página para detectar detalles extraños: fotos, opciones del menú, etc. Que no conducen a ningún enlace o nos llevan a la misma página.
Verifica que tenga una dirección física y número de teléfono para atención al cliente y contáctalos antes.
Desconfía de empresas que solicitan un depósito y no dan la opción de pagar con tarjeta de crédito.
Comprueba el registro de la página web en los organismos oficiales.
Comprueba las condiciones de compra: la entrega de factura, periodo de garantía, condiciones para entregar el producto, reclamaciones, si tiene dudas, siempre llame antes para verificarlas.
Nunca dudes de tu intuición.

Manten registro de todo
Guarda toda la información relacionada con la compra.
No borres los e-mails donde se detalla la transacción o su contacto con el servicio de atención al cliente del comercio virtual.
Es bueno imprimir el aviso, las pantallas de compra y toda la comunicación intercambiada con el comercio.
El proveedor del producto está obligado a cumplir con las ofertas que hace según las leyes de defensa del consumidor.

El robo de identidad es el delito de más rápido crecimiento en el mundo. Nadie está a salvo de este delito ni podemos tener la certeza de que nunca le robarán su identidad, lo importante es conocer los métodos existentes para reducir las probabilidades de que usted se convierta en una víctima y qué medidas puede tomar si llegara a ocurrir.

Elegir una contraseña
Diseña una contraseña entre 6 y 12 caracteres, alternando letras minúsculas, letras mayúsculas y números de manera aleatoria.
Evita contraseñas que ya tienes en otros sitios: fechas de cumpleaños, número de teléfono, palabras conocidas, y secuencias numéricas o de letras.
Evita utilizar como contraseña apellidos, fechas de cumpleaños, tu número de teléfono o una serie de números o letras consecutivas.

Precaución al utilizar vínculos publicitarios
No utilices vínculos (links) en páginas de terceros o recibidos vía correo electrónico para acceder a sitios de comercio electrónico.
Evita dar click en anuncios publicitarios. Si alguna te interesa, busca la dirección e ingrésala directamente en el navegador.

Los servicios de banca en línea te ayudan a ponerte al frente de tus finanzas personales con agilidad y facilidad. Normalmente se opera registrándose con los datos del cliente y una clave ó un certificado electrónico.

Banca Electrónica
No abras correos que lleguen del banco: llama directamente para preguntar. Si llegas a abrirlo, no abras ninguna liga o des información confidencial. Llama a tu banco siempre antes para corroborar, preguntar los motivos y avisar de que te llegó un correo
Navega directamente a la URL de tu banco: Evita entrar por ligas en otros sitios o en correos electrónicos. Puede resultar un sitio fraudulento de apariencia similar
Busca las señales de seguridad: Cerciórate de que el sitio en el que ingresarás para realizar tus operaciones bancarias utiliza tecnología segura. La URL o dirección del navegador debe comenzar con https: donde la ‘s’ significa ‘Seguro’. Localiza el ícono del candado en la barra de estado del explorador, da doble click y revisa el informe.
Mantén a salvo tu identidad electrónica: No divulgues tu identidad electrónica a nadie, con ella cualquiera podrá entrar a tus cuentas, ver tus saldos, ordenar traspasos, comprar productos, etc. sin que la institución financiera pueda saber que no eres tú. No guardes la información de tu Identidad Electrónica en tu propia computadora.
Utiliza contraseñas seguras: Utiliza combinaciones de Mayúsculas/Minúsculas, Números, y si el sitio lo permite, símbolos. Cada contraseña que utilices diferénciala de las demás. Cámbiala con cierta frecuencia, se recomienda cada 60 ó 90 días.
No realices operaciones bancarias en sitios públicos: Las computadoras en sitios públicos como Cafés Internet y Bibliotecas pueden tener códigos maliciosos para registrar todo lo que escribas.
No realices operaciones en redes inalámbricas no seguras: Si tu oficina tiene este tipo de red, cerciórate de que tu información viaje protegida por una contraseña. Si utilizas este tipo de accesos a Internet por alguna urgencia, sugerimos cambiar tus contraseñas lo más pronto posible.
Observa las reglas de seguridad básicas: Mantén tu equipo libre de virus y códigos maliciosos como el spyware, registran lo que haces y lo envían a sitios fraudulentos. Mantén limpias todas las computadoras que uses.
No instales software pirata: el software ilegal puede contener virus y otros tipos de códigos maliciosos que podrían dañar tu equipo u obtener tu información confidencial.
Al terminar operaciones cierra tu sesión: haz clic en el botón ‘Cerrar Sesión’ o ‘Salir’. De preferencia, cierra la ventana del explorador que utilizaste para hacer tus operaciones.
Seguridad en Banca móvil: reporta tu línea telefónica inmediatamente en caso de robo o extravío para evitar el mal uso de nuestra línea en actos delictivos como fraudes y las extorsiones.

Recuerda que entre más atención te prestes a ti mismo, a tu familia y a tus bienes, más difícil será para el delincuente causar daño.

En la casa
Asegúrate que las puertas y ventanas de acceso a tu casa queden perfectamente cerradas.
Instala una mirilla y luz externa suficiente para ver quién toca.
Patios y traspatios son los accesos más ocultos a la vista de todos y, por lo tanto, son zonas especialmente desprotegidas y con un riesgo mínimo para los delincuentes. No dejes fuera de casa escaleras de mano o cualquier herramienta que pueda servir para entrar.
Si perdiste tus llaves, aunque sea por un tiempo, cambia las cerraduras. No lo dudes. Lo mismo si ocupas una vivienda por primera vez.
No permitas la entrada a personas extrañas que no se identifiquen.
Indica a las personas que habitan en tu casa, que si no están seguros de la identidad de las personas que tocan, no abran la puerta.
Si observas a una persona o vehículo sospechoso rondando por tu casa o la de tu vecino, repórtalo a la policía.
No informes a desconocidos sobre tus actividades, las de tu familia o las de tus vecinos.
Mantén limpio tu buzón, exceso de correo en él delata tu ausencia: pídele a algún vecino de confianza que lo retire con frecuencia.
Conserva a mano un directorio que contenga los números de teléfono de las instituciones que puedan intervenir en caso de emergencia, siniestros y delitos.

Con tus bienes
Evita tener grandes sumas de dinero en casa.
No escondas los objetos de valor (joyas, cámaras, videos, relojes) en sitios insospechados: los que van tras ellos son los que mejor los conocen.
Haz una lista de los artículos de valor que incluya los números de serie de fabricación de ciertos aparatos, marca y modelo. Si es posible, se sugiere contar con fotos que permitan su identificación y, en su caso, dejarlas en una caja de seguridad con una marca que las identifique, siendo esta la mejor medida que puede tomar para evitar su robo.

Las marcas pueden protegerte de dos formas:
Impiden que los rateros vendan o empeñen las cosas robadas.
Ayudan a la policía a identificar mejor sus pertenencias robadas y regresarlas.
Procura no dejar documentos firmados cerca de los talonarios de cheques para evitar falsificaciones.
Al desechar la correspondencia, destrúyela, especialmente tus datos: nombre y dirección.

Entre vecinos
Conocer a tus vecinos les permitirá organizarse para ahuyentar la presencia de los delincuentes.
Pueden actuar unidos ante un caso de emergencia adoptando, por ejemplo, las siguientes acciones:
Prepararse para hacer ruido, ya sea mediante la instalación de bocinas o de sirenas.
Instalar luces en lugares estratégicos que les permitan saber que algo le está ocurriendo a alguno de los vecinos.
Coordinarse para que, en caso de requerirlo, alguno llame a emergencia policial.
Realizar coordinaciones con toda la cuadra y que todos sepan cuales son las señales de emergencia.

Con el teléfono
Cuando hables desde un teléfono público:
Evita dar nombres, dirección o ubicación de miembros de tu familia o de sus lugares de trabajo.
Toma precauciones con respecto a la conversación, a fin de evitar ser escuchado por otras personas.
No des tu nombre.
Al contestar el teléfono en tu hogar:
Si no conoces a la persona que llama, limítate a identificarte como «la hermana, el papá, la mamá, la empleada», etc.
Pregunta: ¿con quién quiere hablar? ¿de parte de quién?
Si la persona que está al otro lado de la línea insiste en preguntar con quién habla o a quién pertenece el teléfono sólo repite lo anterior o, en su defecto, pide que deje el recado. Si no lo hace, mejor cuelga.

Con el personal de servicio
No contrates trabajadores ni empleados sin referencias.
No dejes las llaves de tu casa al alcance de cualquier persona.
Supervisa cualquier servicio que solicites (pintado, albañilería, plomería).

Cuando entras o sales de tu casa
Ten las llaves a la mano y utiliza el menor tiempo posible para entrar o salir.
Cierra con llave la casa, aunque salgas sólo por unos minutos.
Si al llegar a tu casa encuentras la puerta forzada, notas la presencia de alguna persona extraña o algo irregular, no entres, busca ayuda, repórtalo a la policía inmediatamente y ve a un lugar seguro.
No pongas tu nombre o dirección en el llavero. Trata de tener en dos llaveros separados las llaves del automóvil y las de tu casa.
Instala en tu casa una alarma contra robo.

Si estás sola
No camines sola por calles solitarias, ni circules de noche en tu vehículo por barrios desconocidos.
Camina en sentido opuesto a la circulación vehicular (para verlos venir de frente), lo más alejado posible del borde, situando tu bolso y/o cartera hacia el interior de la acera.
Trae contigo sólo el dinero necesario y distribúyelo en tus bolsillos, no guardes todo en tu bolso. Evita traer todas tus tarjetas de crédito/débito contigo.
Protege tu bolso o cartera en las aglomeraciones. Recuerda que los empujones o las grandes algarabías pueden ser aprovechadas para sustraer monederos y carteras.
El codo es el punto más fuerte del cuerpo. Si estás lo suficientemente cerca, úsalo.

En el vehículo
Para entrar a tu vehículo en un estacionamiento:
Debes estar alerta.
Mira a tu alrededor.
Observa dentro del vehículo, en el piso del asiento del copiloto y en el asiento trasero.
Si estás estacionada junto a una camioneta grande, evita entrar al vehículo por el asiento del piloto (si es posible, entra al vehículo desde el lado del copiloto.)
Observa los vehículos estacionados junto al tuyo. Si una persona está sentada sola cercana a tu vehículo, regresa al lugar de donde venías y busca un guardia o un policía para que te escolten hasta tu vehículo.
Cuando te subas al auto, no te quedes haciendo algo. El atacante te puede estar observando y esto es momento perfecto para él. En cuanto subas a tu auto asegura las puertas y mantén las ventanas cerradas.

Si alguna vez te meten en la cajuela de un vehículo, rompe las luces traseras de éste, saca tu brazo por ahí y comienza a moverlo constantemente. El conductor no podrá verte, pero la demás gente lo hará.
Si el atacante pide tu bolsa, NO LA ENTREGUES: aviéntala lo más lejos que puedas… es probable que esté más interesado en la bolsa que en ti y vaya tras ella. Corre en dirección opuesta.
Si el atacante tiene una pistola y no te tiene bajo su control, corre. La posibilidad de que te alcance alguno de sus disparos es cuatro de cada cien. Y lo más probable es que no alcance alguno de tus órganos vitales. Corre preferentemente en zig-zag.
Procura tomar siempre el elevador en lugar de las escaleras (la escalera es un lugar perfecto para un crimen).

Consejos de seguridad en caso de secuestro virtual
No des ningún tipo de información personal a desconocidos.
Ten cuidado en el manejo de tarjetas de presentación.
Cuidado en las hojas de sugerencias de los restaurantes y comercios que nos piden referencias de amigos o familiares, correos electrónicos, teléfonos y nombres.
Ten cuidado en las respuestas a preguntas como «¿Quien habla?» La respuesta siempre deberá ser «¿Con quién quiere hablar? Si no sabe nuestro nombre o el nombre de la persona con quien desea hablar no proporciones ningún tipo de información.
No proporciones números, ni teléfonos celulares, de casa u oficina a desconocidos.
No proporciones datos de tu situación, por ejemplo si vives solo/a, si tienes hijos, etcétera.
No respondas a cuestionarios de tarjetas de crédito y otras instituciones con información confidencial.

Vehículo privado
Mantén separada las llaves de tu vehículo de las de tu domicilio y conserva los duplicados en lugares seguros.
Ten listas las llaves para no perder tiempo buscando en tus bolsillos.
Instala una alarma y actívala cada vez que dejes tu vehículo estacionado, incluso en aquellos sitios que te parezcan seguros.
Verifica que no se encuentren sospechosos merodeando tu vehículo.
Cuando conduzcas, asegúrate de llevar todas las puertas del vehículo cerradas, con seguro puesto y las ventanillas con un mínimo de apertura.
Conserva tu vehículo en las mejores condiciones mecánicas posibles. Si algún otro conductor te informa de algún desperfecto que no hayas notado, busca llegar a alguna gasolinera o lugar seguro, a fin de verificar la descompostura e iniciar la reparación que se requiera.
Si llevas bolso de mano o portafolios, asegúrate de colocarlos bajo el asiento o en la cajuela, igualmente, los objetos de valor quítalos de la vista. ¡No provoques tentaciones!
Ten cuidado con las personas que limpian los vidrios y vendedores ambulantes, en ocasiones sólo buscan mirar si tienes algo de valor en tu vehículo.
De preferencia utiliza estacionamientos públicos en lugar de la calle y no dejes el boleto de ingreso en el interior del vehículo.
En el interior de tu vehículo lleva únicamente los documentos indispensables, como la tarjeta de circulación y, en su caso, los papeles del seguro.